Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


viernes, 13 de febrero de 2009

El Palacio de la Luna

.
.
El Palacio de la Luna


Neófito en la escritura de Paul Auster, -dueño de una obra literaria extensa y conocida sobre todo por el boca a boca del mundo literario y el lector de a pie, en lugar de una exitosa campaña de publicidad-, llega a mis manos este libro con un poco de duda y a la vez curiosidad.

El libro comienza con uno de los hechos más relevantes de la historia universal: el aterrizaje del hombre en la luna, que marca el inicio de la trayectoria de un personaje que se nos muestra desnudo de experiencias en la vida y donde se desarrollará una concatenación de hechos que nos mostrará la complejidad y sencillez que puede ser vida de un hombre. Lo primero que llama la atención de esta obra es la calidad prosística que presenta, amena y constante lo cual se agradece ante la duda de donde proyectaremos nuestros ojos. Una ausencia de diálogos que pone de manifiesto las tablas del autor en la escritura y maneja con mucha facilidad, para salir airoso de ellos. Desarrolla con gran maestría la realidad mezclada con ficción y viceversa, provocando, a veces, un punto de descanso en el lector para incrementar su curiosidad al retomar la lectura. La casualidad, es un punto principal en la vida de M.S.F –personaje de El Palacio de la Luna- donde entran y salen personajes en su vida de forma extraña, rara, casi irreal, pero totalmente creíbles. El destino forma parte muy importante en el desarrollo de toda la obra. El protagonista se adapta a lo que este le ofrece: se adapta a Kitty; se adapta a trabajar paseando a un señor mayor; se adapta a dormir en un parque. No hay inquietudes egoístas en él, puede decirse que vive esperando el destino. Asume la vida como le llega

El autor siempre tiene en juego no más de tres personajes, de los cuales el tercero sirve como nexo al desarrollo de la acción o hechos del protagonista con el personaje del momento. En ningún momento muestra al personaje derrotado, abatido, con ganas de tirar la toalla. Muestra paradojas casi irreales pero ciertas, como un embarazo, una vida nueva, mata la vida de una pareja; la forma de devolver una suma elevada de dinero, que por casualidad -siempre casualidad- cayó en manos de un participante en la novela,…

Únicamente la maestría de Paul Auster ha hecho posible que la unión de tres historias, que de forma individual tienen su propia personalidad, presentan un planteamiento, un nudo y un desenlance, para que de forma casual formen parte de la vida de M.S.F. En ellas nos cuenta cosas sencillas, un tanto intimistas pero donde tienen un trasfondo social muy importante, pone de relieve la pobreza, lo frágil que es el amor, la soledad, la vejez…

Debo decir que me dolió, profundamente, que en la última hoja de la novela pusiese: FIN.




Miguel
.
.


No hay comentarios: