Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


viernes, 5 de junio de 2009

Autorretrato -I-

DNI dice que nací un domingo de enero del año 1967, nunca me han gustado los domingos y de hecho creo que algún rasgo de mi personalidad es anómalo por haber nacido en semejante día.
El autorretrato
de una persona, desde mi punto de vista, comprende dos partes: el físico, que es lo que se ve, la opinión que entra a primera vista y el psicológico que a veces también entra en una primera impresión pero cuesta más adentrarse en él.
Sobre mí físico diré que soy alto, mido 1,85 cm. aproximadamente y de complexión delgada, pero el paso del tiempo está dando un grosor a mi cuerpo que está pidiendo a gritos una inscripción en el gimnasio más cercano. El pelo comenzó muy pronto a deshabitar mi cabeza, y creo que a los dieciocho años ya había signos evidentes de ello. Nunca me ha acomplejado su pérdida, solamente le veo cosas positivas: el tiempo que ahorro en ducharme y el gasto en champú que no existe. Llevo gafas, y la barba sin afeitar de unos cuantos días no me incomoda. Como único adorno en mi cuerpo llevo una simple pulsera de cuero en mi muñeca derecha. Mi forma de vestir es muy cómoda y práctica, unos pantalones Levis y unas zapatillas de deporte Adidas no faltan de mi armario desde que gané mi primer sueldo, cualquier ropa ajena a estas puede ser de la marca que sea, pero siempre en mi armario tienen un hueco fijo mis Levis y Adidas.
De la personalidad, pues imagino que, como todo el mundo se podría, llenar muchos folios hablando de uno mismo, pero tampoco es el caso de aburrir al lector. Siempre he sido una persona de pocos amigos, pero no es que no los quisiese, siempre he preferido calidad a cantidad. No me considero una persona hedonista pero si que intento disfrutar de los placeres sencillos o simples que la vida nos ofrece: un paseo por la playa, un amanecer –me gusta madrugar- , escuchar la lluvia mientras leo –aunque por el Sur llueva poco, por eso se aprecia m
ás cuando llueve-, un café de pucherete con los amigos, la música -¿qué es la vida sin música?-...
El hecho de no tener hermanos provocó que mi soledad la ocupase con la lectura, primero comics, después relatos de adolescentes,… hasta llegar al día de hoy donde intento compaginar buena literatura, con literatura del momento o literatura fast-food.
He trabajado de cara al público durante mucho tiempo y este me ha dado mucha psicología, que a veces aplico en mi vida diaria. Y hoy en día mi vida laboral ha tomado un camino inesperado pero agradable y a la vez enriquecedor.
Entre mis inquietudes personales tengo el disfrutar de la vida, cada momento, hacer el presente el instante más feliz y saborearlo. Procuro que el pasado no tenga mucho peso en la actualidad, pero hay veces que la memoria te juega una mala pasada y… zas. Viajar esta entre mis preferencias, ya sean viajes de larga o corta distancia, donde intento aprender del viaje, de la gente, de los lugares, de los olores, de los colores, los sonidos.
¿Hay algo más bonito que aprender de culturas diferentes?
Miguel

2 comentarios:

merce dijo...

me encanta!!!
Me he quedado con ganas de saber mas.

Marcvs Flavivs Severvs dijo...

¡Joder, me has dejado con ganas de saber más! ¿el de la foto encima de la cama eres tú?