Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


miércoles, 19 de agosto de 2009

Buenos propósitos

En el momento de escribir estas líneas llevamos del año siete meses, dos semanas y cinco días….y vamos cuesta abajo y sin frenos para que finalice el año. Si, si, como leen. Ya no queda nada para que acabe el año. ¿No me creen? Verán, estamos en la segunda quincena de agosto y la fecha de caducidad de los yogurts que ayer compré me indican que septiembre está a la vuelta de la esquina, lo cual supone un gasto extra al volver los niños al cole y de paso retomamos la rutina diaria.
Cuando nos vamos acostumbrando a ella, llega, justo con los primeros jerséis de manga larga, el puente del Pilar en el mes de octubre, lo que lleva a salir a pasear por las calles y de refilón observamos cómo en la tienda de los chinos ya pueden encontrarse objetos de Navidad. Días después llega el Puente de Todos los Santos, el uno de Noviembre, y aprovecha la famil
ia para ir al centro comercial a comprar el marisco, besugo, solomillos y algún que otro regalo para los Reyes como adelanto a la Navidad, antes que suban de precio.
Sin apenas darnos cuenta llega el megapuente de La Constitución y la Inmaculada, y la tradición nos dice que hay que colocar el Nacimiento y Árbol el día ocho de diciembre, como paso previo a la Navidad que llega pocos días después, pues ya nos hemos familiarizado con las luces de Navidad que adornan las calles y quién más y quién menos ya ha pensado en el menú de Nochebuena, dónde las va a pasar y con quién.
Después de estos días todos vivimos soñando en si nos tocará la lotería y que los niños vuelven a estar en casa otra vez, lo cual indica que… LA NAVIDAD esta en puertas. ¿Y que significa la Navidad, además de ver a familia, coger kilos? Que el nuevo año esta a punto de llegar.
¿Alguien me rebate que no es cierto lo que digo?
Pero retomando el hilo de lo que quería decir al comienzo de estas líneas, ¿se acuerda alguien de los buenos propósitos que nos hicimos cuando comenzó este año? Quién no tenía intención de aprender ingles; de mañana no pasa que me apunte al gimnasio; este año voy a ser menos derrochador;… Si nos ponemos a pensar nos daremos cuenta que todos nuestros propósitos cayeron muy pronto al saco del olvido ¿Cuánto tiempo nos duraron nuestras buenas intenciones? ¿Un mes, una semana, un día? Ahora comenzamos el curso escolar y septiembre es un mes idóneo para hacer nuevos propósitos y proyectos, que retomaremos en Enero si no los pudimos llevar a cabo en dicho mes.
Por lo que yo me hago una pregunta: ¿Qué nos queda de aquellos buenos propósitos?
Miguel

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Odio la Navidad, pero es cierto, está a la vuelta de la esquina.

Un saludo.
Te echaba de menos.

Anónimo dijo...

A partir de mañana, nuevos propósitos. Felicidades, escribes cada día mejor.

BLAS

Clara dijo...

Qué razón tienes... el tiempo vuela pero prefiero no agobiarme y pensar solo en hoy.

Hace tiempo que olvidé los nuevos propósitos... aunque mintiría si te dijera que no tengo algún que otro para septiembre.

Un besito,

Posmoderna dijo...

es verdad, y me da miedo.
Se aproximan entonces, mis examenes.

ajajjaja te odio por recordarmelo.
saludos!

Víctor dijo...

Mis propósitos para el resto del año, Miguel, consisten en no hacer propósitos para el resto del año. Aunque no sé por qué no logro conseguirlo nunca. Te paso un artículo de J. J. Millás, para que veas que no eres el único que cree que el tiempo pasa demasiado rápido:

http://www.interviu.es/default.asp?idpublicacio_PK=39&idnoticia_PK=57985&idseccio_PK=558

Saludos lelos!!!

Shurakay dijo...

y yo que nunca he tenido propósitos cuando va a terminar el año... jamás he pensado que debería proponerme cosas. Supongo que lo mio es ir viviendo el momento y afrontar las cosas lo mejor posible conforme van llegando. A veces pienso que soy un poco raro por no tener propósitos para el nuevo año (un amigo me dijo que así me iba...) pero creo que no soy el único.

P.D.: Me encanta la Navidad, a pesar de no tener muchos motivos para ello, siempre la he disfrutado como un niño... creo que en el fondo sigo siéndolo (muy en el fondo) jejejeje

Shurakay