Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


martes, 1 de septiembre de 2009

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN... LOS BEST SELLERS


No soy muy amigo de los best seller, aunque tienen una función de relax cuando quieres leer algo simple y no hay que prestarle mucha atención. En las pasadas Navidades me regalaron el primer volumen de la trilogía Millennium: “Los hombres que no amaban a las mujeres”, libro que en el transporte público de pequeñas y grandes ciudades tiene ocupado al viajero, y ahora es fácil verlo sobresalir entre todos los bártulos y cachivaches que conlleva un día o un rato de playa.

Ya de por sí me mostró desconfianza cuando lo ojeé y vi que tenía letras grandes, márgenes amplios y doble espacio. Estos signos ponen en alerta al lector con un poquito de bagaje literario.

Comencé a leerlo y debo decir que me atrapó, pero más por su fácil lectura que no te obliga estar demasiado atento, que por su calidad narrativa. Sin darme cuenta, fijé los ojos en la página ciento veinte, doscientos noventa, cuatrocientos ochenta y la lectura del libro acabó en un corto espacio de tiempo. Pero esto no quiere decir que me gustase, sino todo lo contrario, me dio mucho coraje haber perdido el tiempo leyendo un libro de estas caracteristicas.

Si nos fijamos un poco en su estructura vemos que está todo calculado al milímetro: páginas, acción, personajes, capítulos cortos, trama interesante, personajes ágiles, extraños y vivaces… Digamos que se ha hecho un libro siguiendo una receta de cocina: ahora eche acción, ahora habla A, ahora acción, ahora agreguemos un ingrediente nuevo, ahora habla B… Es un libro donde te lo dan todo resuelto, no deja lugar para el pensamiento, de hecho un best seller es eso: “lo que mejor se vende”, que no siempre es calidad. Cabe destacar el país donde se desarrolla la acción: Suecia, que para nosotros es prácticamente desconocido exceptuando dos cosas: Ikea y los premios Nóbel y habría que preguntarle al Ministerio de Turismo Sueco si se han incrementado las visitas a su país desde que salió publicada esta trilogía.

Pero no todo es negativo, pues hay que tener en cuenta que este libro ha puesto de acuerdo a millones de lectores, cosa que no es fácil en el mundo literario, y no deja indiferente a nadie. Todo el que lo lee tiene opinión, aunque también hay gente que sin leerlo opina.
Que para un lector novato le parezca interesante, me parece estupendo, pues esto probablemente le lleve a leer la segunda y tercera parte y, quizás motivado por la curiosidad lea, otro libro y otro y quién sabe si se aficiona a la lectura.

En un foro pude leer algo que me dejó muy sorprendido y de loque se ha hablado muy poco. Esta novela es un plagio de “Lugar de Ejecución”, de Val Mc Dermind. No la he leído ni tenia constancia de su existencia, pero ya por el hecho de que algo ha sido ocultado voy buscar a información sobre ella y comprobarlo por mí mismo. Ya os contare si es tal y como dicen.

He podido leer que el autor Stieg Larsson, quién falleció poco antes de ver publicado su éxito literario y saborear el económico, dejó la cuarta parte casi acabada, lo cual, viendo el filón comercial que ha supuesto esta trilogía, me hace pensar que en el próximo verano o en las Navidades del año 2010 veremos la cuarta parte y… ¿quien me dice a mí que no habrá quinta? Tiempo al tiempo.

Como recomendación, decir que no compréis de primera mano los libros de esta serie, pedirlos prestados en la biblioteca, a algún amigo, bajáoslos de internet… Si decidís comprarlos hacedlo en tiendas de segunda mano o en Ebay –donde hoy se puede encontrar la segunda parte por diez euros e incluso a menor precio- y, por favor, Rafa -coleguita de tantas aventuras-, no quiero que me regales la segunda parte de esta trilogía. Gracias.
Miguel

4 comentarios:

Víctor dijo...

Coincido contigo, Miguel. A mí tampoco me gustan los best sellers, como tampoco me gustan las producciones chorras de Jolibut, ni las canciones del verano, ni... Pero, como tu dices, si nadie me obliga a leerlos y además sirven para que la gente se aficione a la lectura, ya me valen. Lo mismo ocurre con los libros de autoayuda: también los odio, pero se ahorran toneladas de Valiums gracias a ellos. Yo fui precavido y prohibí (expresamente y con mala cara) que me ragalasen nada de Larsson el día de Sant Jordi. Y no me defraudaron. Prefiero algo menos mediático. Prefiero el placer de descubrir desconocidos.

Saludos lelos!!!

Shurakay dijo...

Cada libro tiene su función...un Best Seller tiene la función de forrar al autor y la editorial, pero al mismo tiempo hace que muchas personas que no tienen el vicio de la lectura acaben adoptándolo. A mi me gusta este tipo de lectura, es fácil de leer, no te obliga a estar sumamente concentrado en él... y te ayuda a evadirte de problemas mas serios al menos durante el rato que estás dentro de la trama y viviendo las aventuras de los protagonistas...por cierto, Miguel, a mi no me importará que me regales la 2ª Parte de Millennium (aunque sea comprada en ebay).

Loli dijo...

Miguel interesante entrada, mi amiga librera llama a este tipo de ediciones, "libros flotadores", te cuento, el negocio de la venta de libros no es nada boyante, y cuando aparecen fenómenos de estos son los que les permiten tirar palante, porque gracias a ellos gente quen NUNCA LEE UN LIBRO le pica la curiosidad y va y se lo compra, porque todo el mundo los comenta en el trabajo, los amigos, etc.

Pero el consejo que das de sacarlos de la biblio aunque haya que ponerse en lista de espera no es mala idea. Yo creo que paso de leerlo, ya tuve suficiente con el Códico daVinci

Salvador Navarro dijo...

Mi actitud hacia este tipo de libros es seguramente injusta, ya no es otra que pasar de largo. Esto me imposibilita para luego criticar con suficiente criterio, pero tengo una lista tan grande de autores por conocer, tantas revisiones y descubrimientos de Dostoievski, de Maupassant, de Auster, de Martín Gaite, de Anna Gavalda, de Saramago, de García Márquez, de Coetzee, de Pérez-Galdós, de Marái, de John Irving, de Yasmina Khadra...

Muy buen artículo, Miguel