Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


sábado, 19 de septiembre de 2009

Tarde de nubes

Ayer al abrir, por obligación, una puerta se agolpó en mi mente veintinueve años de recuerdos. Ha sido tan apabullante el encontronazo con mi pasado que mi nostalgia ha perdido un poco el equilibrio emocional. Para intentar encontrar un poco de estabilidad mental y viendo que el cielo estaba cubierto de nubes, he ido a ver si estas querían echarme una mano con semejante tarea. Aun es pronto para decir si me han ayudado o no, pero lo que si puedo deciros es que el mar, el cielo y las nubes estaban preciosos.

Aquí va una muestra.

Espero que os guste.

La tarde parece más oscura de lo que llegó a ser.

El cielo azul hizo un intento de estar presente.

Hay veces que nos encontramos un

mar de piedras en nuestro camino.


Besos que erosionán.

Nubes gris pequeña copulando
a nube blanca grande.

Nubes grises y alboratadas como mis pensamientos.

Nube gris intentando diluirse en un

azul atardecer pre-otoñal.

Miguel

4 comentarios:

Víctor dijo...

Me gustan estas entradas con fotografías y sus respectivos comentarios o evocaciones que sugieren. Aunque creo que podrías haber extraído mejores metáforas, comparaciones y tal. De todos modos, la de los besos que erosionan, me gustó. Suerte, y un abrazo, Miguel.

Saludos lelos!!!

Víctor dijo...

Me olvidaba: te dejo el link para que veas a qué me refiero:

http://elratontintero.blogspot.com/2009/08/la-estrella-del-espectaculo.html

Un abrazo, Miguel.

Loli dijo...

Me ha encandado, estupenda reflexión y las fotos de las nubes con su título correspondiente....
El encuentro con la nostalgia te inspiró bastante, Miguel aprobecha esos momentos para escribir porque te sales.

Clara dijo...

Qué difícil encontrar el equilibrio emocional... cualquier pequeño encuentro con el pasado nos puede hacer tambalear.

Me han gustado mucho las fotografías. Qué suerte tener tan cerca el mar y poder contemplarlo todos los días.

Un beso,