Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


domingo, 27 de septiembre de 2009

Un desafío

Una amiga me desafío a escribir el comienzo de una novela a partir de una frase: las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. Yo lo he cumplido incluso he escrito más de lo acordado. Ahora me gustaría saber que opináis de este primer folio que os doy a leer. Y por supuesto se admiten sugerencias, ideas, criticas... Aunque el planteamiento, nudo y desenlace lo tengo en mi mente.

Gracias por leerlo y esos "posibles" comentarios.


Miguel


Las escaleras se suben de...

— ¡No, ahora no!, Ahora no puedes dejarme así como así.
— ¿Por qué no? –Dice Clara en un tono de voz más elevado de lo habitual.
— ¿Quién eres tú en mi vida para decidir si puedo dejarte o no? —pregunta Fernando con voz firme.
— Soy la puta que un día te acogió cuando tu mujer te echó a la calle al enterarse de mi existencia. Soy la que sufrió que volvieses con ella y no te reprochase nada, soy la mujer a la que le hiciste perder un hijo porque tú no querías más responsabilidades. Soy la mujer que ha estado a la sombra tuya durante quince años. He sido tuya a tu antojo. He vivido cuando tú has querido, he dormido cuando tú has dormido, he suspirado cuando tú me has dejado suspirar y ¿ahora me dices que quién soy yo para decidir algo en tu vida? Y tienes razón: no soy nadie, solo una simple mujer enamorada y entregada a un hombre.
El no habla, solo mira a ella.
—No dices nada. ¿Te duele tanta verdad?
— Nunca te prometí nada.
—Mientes, —exclamo la mujer con voz dura y mirada cristalina— como siempre has hecho. Creo que ya nacistes mintiendo. Pero ahora una mentira más, una mentira menos da igual. No va a cambiar los hechos.
Tranquilízate, cariño.
— ¿Cariño? Ahora soy “cariño”. ¿Cuándo fue la última vez que me llamastes así? ¿Y a tú mujer se lo has dicho alguna vez de corazón? ¿Sabes? ahora me da igual, pero voy a decir algo que no te va a gustar.
En ese momento, ella toma aire, camina unos pasos y se dirige hacia la ventana. Mira a la calle fijamente. Cuando vuelve la cara habla con precisión.
— Un día, al salir del instituto, me fije en una mujer que esperaba, pero no esperaba a ningún alumno. Es intuición femenina, porque me dije a mi misma “es la mujer de Fernando”. Nunca la había visto en persona, solo en las pocas fotos que tú me habías mostrado de ella y la descripción que de vez en cuando conseguía sonsacarte de ella. Conforme cruzaba la verja, ella comenzó a andar hacia mí. Y dijo mi nombre y se presento. “Pero tranquila, no vengo a hacerle daño, solo me gustaría tomar un café”. Y tomamos un café, aunque era hora de almorzar. Pasamos la tarde juntas. Y hablamos, como dice la canción, “hablamos de muchas cosas que el tiempo se llevo” y ese mismo tiempo quien nos ha dado la razón. Y te resultara extraño, pero hemos llegado a ser amigas. Es una palabra difícil de explicar y aplicar pues somos dos mujeres enamoradas del mismo hombre. A raíz de ese encuentro hemos ido descubriendo tus mentiras, tus coartadas, tu forma cobarde de vivir. Lo que más me llamo la atención de tu mujer fue la valentía con que afronto que no eras suyo, que te compartía conmigo. Me explicó cómo supo de mi presencia en tu vida, cómo se las ingenio para averiguar mi trabajo (había seguido mis pasos durante una semana hasta que decidió tenerme cara a cara). Fue una situación tensa, pero hay algo que tú nunca has sabido apreciar de tu mujer ni de mi, somos dos mujeres inteligentes. Comprendimos que ambas no teníamos que ser rivales sino actuar juntas en contra de un hombre. Y tu mujer me puso el ejemplo de la escalera, que varias veces te lo había hecho ver a ti: “las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas”. No te podíamos mostrar nuestras armas. Dos mujeres contra un hombre. Y yo sé que tu desde hace algún tiempo quieres dejarme. Pero yo no te lo voy a permitir. No. De ningún modo.
— ¿Desde cuando os conocéis? –le pregunta él con cierto nerviosismo.— Eso no puede ser verdad.
— ¿Quieres salir de la duda? ¿Por qué no la llamas y le preguntas?
Fernando no dice nada.
Ah, claro, no tienes valor. No me acordaba de ello. Tan difícil no es levantar el auricular, marcar los nueve dígitos de tu casa y preguntarle a Pilar; ¿Oye es verdad que Clara y tu os habéis visto alguna vez? No te atreves. ¿O prefieres que lo haga yo?
— Mientes. Todo lo que sale por tu boca es mentira. Mi mujer y tú no os conocéis. Es imposible. Mientes. Mientes, mientes. Siempre he sabido que eras una zorra.
— Una zorra: déjame que marque el teléfono y para que veas que no te miento ¿cual quieres que marque el de tu casa o el móvil? Quiere que te diga su número particular.
El no dice nada. Intenta esquivar la mirada al sentirse acorralado.
— Callas. Así me gustas. No hablas porque te has quedado atónito. Pero no te preocupes Fernando ambas sabemos que no llegarás muy lejos sin una mujer. Cuando yo te deje — porque ahora soy yo quién te dice que te vayas, quién te deja—, llegaras muy mimoso a tu mujer. Y es posible que ella también tenga una sorpresa para ti. ¿Por qué no vas corriendo a su encuentro? Igual tenemos las dos un plan contra ti. ¿Te imaginas que ella también haya decidido dejarte? ¿Qué harás Fernando? Suplicarás que no te dejemos. Que, por favor, somos el azúcar de tu vida, que necesitas cada mañana para vivir. Cómo nos reímos Clara y yo imitando tus palabras y gestos. A las dos nos decías lo mismo, solo cambiaba el nombre. Te faltaba la imaginación hasta para el amor. Ay, Fernando, que iluso has sido.


To be continued

Miguel


7 comentarios:

Sherezade dijo...

Guauuu!!! a mi me ha gustado mucho, Miguel ¡qué valentía! y ¡que situación...!

Me gusta la fuerza del personaje, los diálogos son claros, directos.

Sigue escribiendo,¿vale?

Saludos

Shurakay dijo...

La Caña...menuda cara se me quedaría a mi si me encontrase en una situación así, pero vamos, que no he encontrado una pareja...como para tener encima amante ;-)

Muy bueno, nene!!!

Shurakay

Anónimo dijo...

Felicidades, Miguel. Ese comienzo es realmente excelente. Sobre todo me gusta el descaro del planteamiento de la situación. Tiene mucha fuerza.
Ánimo, sigue escribiendo, porque el capítulo 2 promete... ¿Me dejarás leerlo,no?

José Manuel

Clara dijo...

Hola Miguel, estoy deacuerdo con Sherezade, los personajes tienen mucha fuerza y has sabido plasmarlo a la perfección.
El ritmo de los diálogos es excelente!
Espero impaciente la continuación.
Un besazo,

Miguel dijo...

Gracias, Loli por ese animo que infundes para continuar escribiendo.

Shurakay, todo, todo llegará. De eso puedes estar seguro. Y yo espero estar presente para verlo.

Gracias, Jose Manuel, seguro que leeras el segundo, el tercero, el cuarto capitulo. Solo me falta... sentarme a esecribirlos.

Clara gracias por esa fidelidad desde los comienzos de este humilde blog.

Un abrazo a todos.

Miguel

Marcvs Flavivs Severvs dijo...

Personajes contundentes, claros, precisos y concisos. Sigue así.

osarto dijo...

Miguel, te felicito por esa pasión para escribir. Pero cinceramente, lo que has escrito es muy malo ni siquiera es de calidad mediana. Al decirte esto no es para desanimarte sino para destacar cualidades y revizar detalles. Tus cualidades son coraje, inteligencia, motivación y la sorpresa de un niño que descubre el mundo; lo malo es que das muchas vueltas para hablar de lugares comunes hay que economizar palabras y utilizar más verbos de acción, sin conocerte creo que podrías ser un gran escritor si desarrollas la magia de la provocación, la seducción literaria que se gana con una breve pero sustancial incinuación. Observa como coquetean las mujeres sin decir que es lo que quieren, observa la inosencia de un niño cuando interroga a un adulto y escucha como un ansiano cuenta sus experiencias profundas. Esa es la tarea, repito es la única tarea para crear o recrear literatura