Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


martes, 10 de agosto de 2010

Maldito verano


Lo siento. No puedo, no puedo, el verano me puede y mira que lo intento, pero nada, no puedo. Las ideas no quieren fluir, busco por aquí y por allá; miro en notas atrasadas para dar formar a algo y nada, no puedo. Realizo trampas para engañar a la imaginación y esta no quiere caer. No puedo, no puedo. Tengo varias cosas empezadas pero no quieren fluir. La creatividad está de vacaciones. Me estoy planteando muy seriamente el verano próximo irme a Alaska, no es broma el otro día, en un arrebato de odio pleno al verano, me compre una guía que me costó treinta euros. Yo no puedo seguir así. El verano me puede.
Sois bastantes lo que me habéis reclamado alguna entrada, algún relato, un micro, algo… pero nada, lo siento. En verano dejo de ser yo, dejo de ser persona. Tengo todo abandonado, blogs, lectura, cine... Añoro el frío, la lluvia, la caída de la hoja… Sólo tengo ganas de acostarme y que cuando me despierte sea ya invierno. Ahhhhhhhhhhhhhhhhh. Maldito verano.

© Miguel Urda

3 comentarios:

L.P dijo...

Te imagino vestido de esquimal en pleno verano, viviendo en un iglú, maldiciendo el frío el proximo año en Alaska!!!!! XDXDXD

Un abrazo, caluroso!! :)

L;)

Inma dijo...

Chiquillo, no te agobies, que ya mismo termina el suplicio. No hay verano que más de tres meses dure...o por lo menos esa es la versión oficial.
Mientras tanto, deja en reposo la imaginación, que ya verás como florece en otoño.
Ánimo!!!!!!!!!!!

Fernando dijo...

¡¡¡ Por fin !!! alguien que piensa como yo, ¿acaso es tan raro preferir el frío al agobiante calor?. Alaska o cualquier punto del hemisferio sur donde la temperatura máxima no supere los 20 grados es un buen sitio para emigrar y si además dispone de playa para relajarse y pasear... ya es el destino perfecto