Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


lunes, 7 de marzo de 2011

Intenciones -1ª parte-


Mi primer intento de suicidio fue a consecuencia de mi ex mujer. La muy zorra me dejó de la noche a la mañana sin decirme nada, y hay ciertas cosas que son comprensibles, como que el amor se acabe, pues cuando el amor se acaba se acaba y no hay que darles más vueltas de hoja, pero que a los cincuenta años y con dos hijos diga que ha encontrado su verdadero amor y que este verdadero amor sea mi hermana que a su vez abandonó al marido y a los tres hijos para irse a vivir juntas, es algo que escapa a cualquier lógica posible. Por si fuese poco, me despidieron de mi cargo de director parcial de supervisión de ventas de clientes flotantes. Claro que nunca quise ser mal pensado y creer que me echaron porque el dueño de la empresa era el padre de mi ex mujer y entre él y yo nunca hubo un buen entendimiento.

Decidí suicidarme de la forma más fácil posible que localicé por Internet, cortándome la venas de las muñecas en la bañera. Me dispuse a llenarla de agua caliente y cuando apenas llevaba un palmo de agua la bombona de butano se acabó. Cerré el grifó, pues por mucho que fuese a acabar mi vida quería hacerlo de una forma digna y no muerto por congelación en pleno invierno. Opté por buscar otro medio de suicidio, me colgaría de la lámpara del techo. Mientras buscaba una cuerda que sostuviese mi peso, sonó el teléfono móvil. Era del banco, tenía la cuenta corriente en números rojos. Me puse a rebatirles que eso no podía ser, cómo era posible, les había puesto toda mi confianza y mis ahorros en sus manos, y ahora me hacían esto, habían despilfarrado todo mi dinero. Al final quedé que en un rato pasaría por la entidad bancaria para encontrar una solución a este pequeño problema o malentendido, porque seguro que era un malentendido. Aunque bien pensado me daba igual que mi cuenta corriente estuviese en números rojos, verdes o azules, yo tenía pensado suicidarme y no habría nadie que me detuviese, pero no era lo mismo irse de este mundo con todo bien atado que dejando flecos sueltos así que con tal que los del banco no se salieran con la suya decidí acudir a verlos, con la idea fundamental de incordiarles un poco.

Cuando regresé a casa y miré la hora, ya era casi las tres de la tarde, y me di cuenta de lo cansado que estaba. Desde las diez horas que comencé con mi suicidio fallido hasta ahora no había tenido un momento de respiro. Pero lo importante era lo importante. Nadie iba a quitarme la idea de suicidarme, por mucho que el banco me pusiese una denuncia por alteración del orden público, estuviesen a punto de desahuciarme de mi casa o la innombrable de mi ex mujer me hubiese demandado por no pagar la pensión alimenticia para los niños, así que me dispuse a retomar mi idea de suicidio de nuevo, pero el cansancio pudo conmigo y me quede dormido en el sofá.

Una vez repuesto con una breve siesta, de dos horas y media, retomé mi suicidio y decidí ponerme manos a la obra. Mientras ataba la cuerda a la lámpara y sin una razón aparente, mi miembro viril decidió ponerse estado erecto, una erección que solo recordaba de tiempos mozos, aunque enseguida me vino a la memoria que cuando te suicidas el pene entraba en dicho estado, seguro que estaba preparándose para ello, pero a mí me quedaba aún un rato para dar por concluida mi tarea por lo que decidí que lo mejor era masturbarme, así que me fui a la cama, me baje los pantalones junto con los calzoncillos y comencé a darle a la manivela. Me encontraba en pleno éxtasis onanista cuando caí en la cuenta que llevaba mucho tiempo sin hacer el amor. ¿Qué tal si llamaba a una puta? De esas que se anunciaban en el periódico, así acabaría mi estancia en esta vida de una forma relajada y digna. La idea casi se me desvanece cuando cogí el periódico y comprobé los precios de los anuncios de la sección de relax. No obstante, llamé a un anuncio que ofrecía un completo por treinta euros. Ni idea de lo que era un completo, porque a mis cincuenta años recién cumplidos nunca había recurrido a los servicios de sexo de pago, pero la cuestión era irse a gusto de esta vida. Al segundo tono una voz dulce habló: El paraíso terrenal, ¿dígame? En apenas cuatro palabras me sugirió una chica de suaves curvas, experta en su trabajo que le haría disfrutar y llegar al paraíso en dos suspiros. Y en efecto, el precio era treinta euros un completo. Me olvidé preguntarle de que era un completo. Al colgar el teléfono, después de darle mi dirección, cogí mi cartera y mis sospechas eran ciertas, apenas tenía un billete de cinco euros y unos céntimos.
Continuará


© Miguel Urda

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé si es la velocidad a la que yo leo o lo acelerado de la narración, pero la sensación es de ir cuesta abajo y sin frenos.

demias dijo...

Me parece que el suicida no esta por la labor. Cualquier excusa es buena para seguir vivito y coleando.
A ver que pasa al final?. Me tiene intrigado...

Nuria dijo...

El tipo se querrá suicidar pero a mi me ha hecho reír y pensar que , cualquier situación por desesperada que parezca es susceptible de ser empeorada .

¿ qué pasará ? espero la 2ª parte .
Besos. N. C.

Elysa dijo...

¡Jolín Miguel! Vengo de Emagister dispuesta a echar un vistazo a tu blog y vaya cúmulo de desgracias le ocurren al pobre hombre, ¿le queda algo más? Lo siento, pero todavía me estoy riendo.

Besos.