Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


domingo, 13 de marzo de 2011

Intenciones -2ª parte-


Estaba pensando en echarme atrás al no poder pagarle a la chica, cuando sonó el portero automático. Al abrir la puerta me encontré con una descomunal mulata. Hola, papito, me llamo Blanca Luz, pero mis íntimos pueden llamarme Lucecita, porque soy como la lucecita que devuelve la vida. Yo creía que se la pagaba antes del servicio pues así había visto hacerlo en las películas, pero ella me dijo que no me preocupase, que después. Que veía en mi cara que más que sexo necesitaba desahogarme, hablar; y así nos sentamos en el tresillo y sin saber muy bien cómo ni porque me encontré hablándole de mis intentos de suicidios, del abandono de mi mujer, de la perdida de mi trabajo, … vamos papito mira la vida de otro color, me dijo con voz melosa. Fue a la cocina para traer algo de picar, lo único que había comestible eran infusiones de la etapa espiritual de mi mujer. Hizo una que a mí me supo a rayos, aunque debo reconocer que me tranquilizó y me pareció que lo que yo tanto anhelaba y que había olvidado por completo ante la presencia de Blanca Luz estaba llegando, iba camino de la muerte, estaba entrando como en un sopor, una tranquilidad, parecía estar flotando entre nubes de algodón hacia el más allá.

Cuando desperté un completo vacío, no existencial sino de mi casa, me daba vueltas. No había nada, ni sillas, ni mesa, (la televisión se la llevó mi ex mujer) nada, lo que se dice absolutamente nada. Habían dejado el piso completamente desnudo, recorrí las habitaciones, la cocina, nada no había ni cama, ni ropero, ni mueble alguno. Los truenos que había en mi cabeza me impedían girarla por completo, pero sí, no estaba soñando, mi casa –mejor dicho la casa del banco- estaba desnuda, solo quedaban las cuatro paredes. Lucecita o Blanca Luz se había llevado todo, absolutamente todo, también mi cartera y mi teléfono móvil.

Pero no me vine abajo, sino todo lo contrario, Blanca Luz me había abierto los ojos, debía mirar las cosas desde una perspectiva diferente. Al carajo el suicidio, delante de mí se presentaba un futuro lleno de vida. Decidí buscar a Lucecita y darle las gracias por todo, incluso por desvalijarme la casa. Empezaría desde cero, con nuevas energías, es más le propondría a ella que comenzase también una nueva vida junto a mí. Sí eso era, a ella la sacaría de las tinieblas de la prostitución y ambos seriamos felices. ¡La alegría desbordaba mi vida!

Salí a la calle dispuesto a dar inicio a esta nueva etapa, la felicidad me colmaba, inundaba todo mi ser, atrás había quedado una etapa negativa, nefasta. De pronto escuché como gritaban mi nombre desde la otra cera, era una voz conocida, parecía la voz de mi ex mujer, vi unos gestos con la mano a lo lejos, intenté huir de ella, cruce la carretera sin mirar, sentí un golpe y mi cuerpo volando por los aires. Comencé a recorrer el verdadero camino hacia el mundo al que yo tanto me resistía marchar.


© Miguel Urda

3 comentarios:

demias dijo...

Mu chachi. Me gusto mucho. Lo unico que hay que ser ingenuo para creer que Lucecita podria irse a vivir con el. Pero bueno de ingenuos esta el mundo lleno. Asi nos va...

Elysa dijo...

Sí le quedaba algo más...

karlos dijo...

sólo necesitaba un pequeño empujón para desatascarse y continuar con su vida, y a veces viene de quién menos te lo esperas jejejeje