Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


sábado, 20 de agosto de 2011

Habitaciones desordenadas




Lo que aprendió mientras Julián, el vendedor de la inmobiliaria, le mostraba las habitaciones, fue que otras personas tenían también la casa desordenada.
Las habitaciones desordenadas son sinónimo de vida, pensó Amalia. Se había dado cuenta muy tarde y ahora ella se sentía feliz dejando cosas por medio. Comenzaba a abandonar la férrea disciplina que su madre les imponía a ella y a su hermano. Recoge tus muñecas, Amelia. No quiero el balón de fútbol por cualquier lado, Joaquín. Y así año tras año. La ropa colocada en la silla que cada uno tenía en el cuarto y un pequeño armario para los dos. Nada por medio. Los platos, ya fuesen del desayuno, de la comida o de la cena enseguida se fregaban, incluso cuando se cogía un vaso para beber agua había que limpiarlo y volverlo a guardar en su sitio. Todos los días había que fregar el cuarto de baño, el cuarto de los dos, el de mamá, el comedor, el pasillo, la cocina y una vez en semana la terraza. Los domingos era el día que se quitaba el polvo a las figuritas del mueble bar. Había que darse prisa pues teníamos que estar listos para llegar a misa de doce.
Conforme ella crecía sus responsabilidades domésticas iban a mayor mientras que la única función de su hermano era estudiar. De nada le valió a Amelia revelarse contra la educación de su madre, ni derramar lágrimas. Sentía que se asfixiaba. No podía llegar a casa a la misma hora que sus amigas, tenía que vestir falda escocesa con pliegues, mientras que sus amigas vestían pantalones vaqueros con campana.
Volvió a repetirse “el desorden es vida”. Había sido mucho tiempo de tener una vida organizada, a cada milímetro, a cada centímetro. Veía injusta la vida. Ahora intentaba vivir.
No se detuvo mucho en casa después de enterrar a su madre. Ni pidió a su hermano que la llevase con él a la ciudad, ni se despidió de nadie. Tenía la maleta hecha bastante tiempo atrás.
Treinta y cinco años son muchos años y más para una mujer donde al cruzar la frontera de los treinta el tiempo parece correr de forma precipitada.
La ciudad es dura para vivir pero lo es aún más para subsistir. Alguna noche lloró, pero las lágrimas le recordaban el pasado, lo que la hacían más fuerte. Se acostumbró a la ciudad y a pertenecer a ella. Aprendió a mirar sin miedo, a no tener que dar explicaciones, a vestir pantalones vaqueros e incluso minifaldas. Le fue duro encontrar trabajo, pero lo fue consiguiendo. En unos grandes almacenes se encontró con su hermano, la mujer y el niño recién nacido. Le dijo que no quería nada del pueblo ni regresar a él. Ni tampoco le dijo donde vivía o trabajaba.
Firmó el contrato del alquiler esa misma tarde. Aún tendría que esperar unos días para que los inquilinos actuales lo desalojasen. Después de la firma, Julián le propuso tomar un café. Amalia no aceptó.
Cuando él la llamó para darle las llaves del piso, ella intentando superar esa asfixia intrínseca, se armó de valor y le invitó. Se disculpó, pero los niños estaban a punto de salir del colegio.
El viernes por la mañana recibió una llamada de Julián para preguntar cómo había sido la mudanza. Dejó caer que tenía el fin de semana libre.
Ese fin de semana desayunaron, comieron, cenaron juntos; compartieron jadeos, sudor y sábanas y confidencias que sólo se entregan a un nuevo amor.
Tanta Amalia, Julián así cómo los niños formaron una conjugación perfecta para comenzar a vivir. Ella les permitía el desorden, sabía que era vida y era lo único que le ayudaba para intentar dejar atrás el opresivo pasado.





© Miguel Urda

8 comentarios:

L.P dijo...

Miguel Urda, creo que cada vez consigues mejorar tu estilo, consigues que escuchemos la voz del personaje, que vivamos su cambio, sus emociones por unos momentos. Un relato estupendo, enhorabuena.

L;)

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me ha gustado leerte, Miguel, y me has hecho pensar en cuánto me costó a mi aprender que el desorden es vida.

Entrañable relato.

Un abrazo.

Ximens dijo...

Me ha gustado ese salir del nido castrante. Hay padres que no dejan volar a los hijos. Has reflejado muy bien la reacción de una mujer que toma las riendas de su vida, buena o mala, pero suya. La aparición de los niños me despista ¿Hijos? o ¿alumnos del colegio?

Elysa dijo...

¡Ja! me ha gustado mucho, ¡sí, señor! será porque me considero la reina del desorden. Y es lo que digo desorden es vida y una casa totalmente impoluta e impecable me da miedo y eso lo traslado a la vida.
¡bien por Amalia!

Besitos

Una que yo me sé dijo...

Aquí otra desordenada tecleando. El desorden es vida: caótica, pero vida. Yo me alegro por Amalia, nunca es tarde para despegar.

Saludos,

Nuria dijo...

Reflejas muy bien a tantas mujeres adiestradas para cumplir las tares domesticas por madres que a su vez sufrieron tambien esa educación represiva .
Amalia podrá romper ese circulo vicioso con sus hijos , educando en aceptar el desorden como parte de la vida y poder sentirse cómodo en el .

Chao.

eva-escort madrid dijo...

como me gustan las historias con final feliz y no me puedo imaginar las sensaciones de una mujer madura liberandose por primera vez.

Jose Maria dijo...

Buena historia Miguel, deja buen sabor de boca, recorrido fugaz por una vida atormentada que por una casualidad a la vuelta de la esquina encuentra la paz que buscamos todos.

Un abrazo y sigue escribiendo, escribiendo...

José María
El Club de los Poetas Urbanos
(no te olvidamos, eh)