Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


martes, 1 de mayo de 2012

Me han dicho







Imagen cedida por Oscar Cañero.
http://fabricantedeimagenes.blogspot.com.es/
Gracias, Oscar, por tu generosidad.




Me han dicho que cuando llegue a él sabré cómo es, pero tengo miedo; dudo que lo reconozca cuando me encuentre frente a frente.

Llevo corriendo varios días. No es un capricho mío, sino una necesidad. Para mí es todo un reto.

Me han dicho que, a medida que me vaya acercando, me llegará un olor fuerte, un poco agrio, pero si está enfurecido es posible que antes escuche su sonido.

Partí de la ciudad hace muchos días, y perdí la cuenta. Ahora pienso que está más lejos de lo que había calculado, aunque para mí cualquier distancia es grande y dificultosa.

Me han dicho que no debo temerle, sino ser respetuoso con él; que, cuando llegue, él saldrá a recibirme y mojará mis pies.

No es una promesa, no puedo definir lo que siento, solamente mi animo de superación y una pizca de curiosidad. Me han hablado tanto de él que necesito saber cómo es; necesito palparlo, olerlo, sentirlo…

Me han dicho que estará frío y que, debido al invierno, habrá poca gente. Cada vez presiento que estoy más cerca.

¿Qué pasará si, cuando esté delante de él, no me gusta?

Me han dicho que voy por buen camino, lo he preguntado a alguien que me adelantó. “Después de la montaña lo podrás ver” . Se han ofrecido a llevarme, pero yo he desistido.

No me hago a la idea de que no me guste. Tiene que gustarme.

Me han dicho que es aquello de color azul. He preguntado si está furioso; se han echado a reír. Aún me queda un buen trecho por correr.

La montaña. Está detrás de la montaña. ¿Debe de darme miedo? Ya comienzo a bajar la montaña. No escucho ningún ruido de furia ni huele a sal. ¿Se habrá ido?

Me han dicho que es una de las principales fuentes de riqueza del mundo y que la estamos esquilmando. No sé qué es esquilmar y no he querido preguntarlo, pero no me parece una bonita palabra.

Estoy cansado, muy cansado. ¿Y si no tengo fuerzas para llegar a él? Necesito llegar a él.

Me han dicho que también es muy traicionero, que debo estar muy atento a sus mareas.

La cuesta abajo se me ha hecho pesada. He vuelto a preguntar, tengo que cruzar una carretera, andar un trozo por la arena y ya estoy en él. Me he puesto nervioso.

Me han dicho que fue el origen de todo. ¿También lo fue de mi vida?, ¿de mi oscuridad?

Ya voy andando por la arena. El viento se mezclado un olor fuerte y un ruido extraño. Ahora camino muy despacio.

Me han dicho que lo mejor para sentirlo por primera vez es quitarme los zapatos y calcetines, remangarme los pantalones y andar despacito por él, dejando que acaricie los tobillos.

Hago lo que me han dicho muy deprisa. La arena esta fría, esto no me lo habían dicho. Comienzo a caminar nervioso. Noto cada vez más frialdad bajo la planta de mis pies. Algo llega corriendo y me los moja completamente, salpicando un poco los pantalones. ¿Será el mar? Me agacho y la toco. La pruebo, está salada. Estoy ante lo que dicen que es el mar.

© Miguel Urda

8 comentarios:

Salvador Navarro dijo...

Tu mar mediterráneo...

Óscar Cañero dijo...

Ya siento yo también el mar...
Precioso, como siempre.

L.P dijo...

Cuando hay que sentir para poder creer, a pesar de todo lo que le han dicho.

Abrazos

Elena dijo...

Me han dicho también que al acercarte se aleja y a mi eso me intriga y me asusta, porque cuando algo me intriga lo quiero conocer.

Miguel: yo quitaría la ultima frase. No es necesario explicar que se trata del mar. Deja algo para el lector. No se lo des todo hecho.

Me gusta mucho.

karlos dijo...

muy bonito, como siempre para los que vivimos cerca de el es algo muy especial verlo y llenarse los ojos de ese color tan especial y que nunca es igual, y para los que munca lo han visto un gran misterio

Ximens dijo...

Verás, cuando leo este tipo de relato en el que la incertidumbre se mantiene durante mucho tiempo, me crea desazón, me dan ganas de mandarlo todo al carajo. El motivo es que leer frases que califican sin saber de qué se habla termina por no gustarme. En algún momento empecé a pensar que el narrador era un río. Cuando por fin descubres que se trata del mar me alivio, empiezo a disfrutar de la lectura. Y ahora, solo queda la relectura obligada para captar toda esa parte del relato que me ahogaba.
Ese "para mi cualquier distancia es grande y dificultosa" me hace pensar en in disminuido físico. O estamos hablando de otra cosa, de las limitaciones para alcanzar los objetivos/sueños. Ahí lo pillo algo. ¿Oscuridad? Es ciego.
Ves, Miguel como sí puedes. Nos vemos en El Retiro.

Elysa dijo...

Pues me gusta sin más, me explico, me ha hecho disfrutar este viaje y por tanto no puedo pedirle más, porque me he sumergido en la lectura hasta ser quién ha de hacer ese camino y para esta lectora eso es lo importante.
Excelente, Miguel.

Besitos

Oc Krlos dijo...

Fantástico miguel, viéndolo cómo lector inexperto que soy y mediterráneo cómo tú, me he puesto chorreando, cuando iba por la mitad ya me había puesto los manguitos de mi hija. Lo dicho FANTÁSTICO.