Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


viernes, 23 de mayo de 2014

Diario de una novela. 30, 50, 96.


Llevo escritos cincuenta folios hasta el día de hoy, pero escritos en plan bruto, es decir, con márgenes reducidos y llenos de broza que en una próxima relectura serán objetivo del rotulador rojo y del delete del teclado. Una vez hecha la primera limpieza del texto pueden quedar reducidos a treinta y cinco folios. De nuevo me entran las dudas: ¿llevo buen ritmo? ¿estoy contando lo que quería contar? ¿debo mirar constantemente si avanzo o no?
Cada miércoles en clase hablamos sobre el avance (y también sobre el retroceso) del proyecto de cada uno. Todos nos identificamos con la persona que no consigue avanzar; todos nos identificamos con la persona que esta atascada en el folio veintinueve y por más que intenta salir no puede; todos vemos con miedo que la fecha de fin de proyecto esta cada vez más cerca.
Tenga treinta y cinco, cincuenta o noventa y seis folios escritos, solo sé una cosa: no puedo permitirme el lujo de dejar de escribir. El calendario es mi peor enemigo.
© Miguel Urda. Texto
Foto. Google

5 comentarios:

Ximens dijo...

Venga, Miguel, que tu puedes

L.P. dijo...

Querer es poder, Miguel Urda.

Sé que la vas a terminar y que no te vas a dejar vencer por la página en blanco.

abrazos

Anónimo dijo...

Miguel, la novela es tuya.
A por ella.

Javi

Anónimo dijo...

Miguel, la novela es tuya.
A por ella.

Javi

Pablo Vázquez Pérez dijo...

Claro que la terminarás Miguel, yo sería incapaz de hacerlo y menos con el esfuerzo que le estás echando tú. Adelante hombre.