Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


domingo, 25 de septiembre de 2011

Con cien palabras por...



Cuando me lo propusieron pensé que no sería tan difícil: definirme en cien palabras. Me ha costado lo mío hacerlo y tras varios esbozos de retratos literarios me quedo con éste qué comparto con vosotros. He hecho un poco de trampa, pero considerando que en la vida hay que hacer trampas para sobrevivir pues... ¿quién puede protestar por ello?


Las tiendas de los museos; Murakami; madrugar; el vermut rojo –ya sea de barril o Martini-; Londres; cocinar con y para los amigos; Madredeus; los puzzles; Némirovsky; dar un beso por sorpresa; los libros de segunda mano; Canadá; el café solo matutino; Nancy Wilson; Cvne; las zapatillas Adidas classic; los geles de baño de los hoteles; Dalí; la música de los ochenta; Tavira; Agua Fresca de A.D.; imaginar; Almudena Grandes; cambiar los muebles de sitio; El País dominical –en general los suplementos dominicales-; los faros; las cenas en mi terraza en verano con los amigos; Sakamoto; Astérix y Obélix; Rebeca –el libro y la película-; remolonear en la cama acompañado -cuando hay ocasión-;la playa en invierno; películas en V.O; el café de por las tardes acompañado; Alberto Iglesias; los pantalones Levis –no necesariamente 501-; recibir un beso por sorpresa; las chucherías; Madrid; mirar las nubes; Auster; las libretas sin estrenar; el arroz y el queso –en todos sus tipos y variantes-; John Williams; la barba de tres días; Carmen Martín Gaite; abrir los regalos de mi cumpleaños lentamente; Alien; Marqués de Riscal; fotografiar las hojas amarillas de los árboles caídas en otoño; Motown; Exins Castillo; el olor de los libros nuevos; Japón; las cenas en invierno en el comedor de mi casa; Sandor Márai; escribir en las cafeterías –sobre todo en los Starbucks, aunque el café sea malo y caro); Anthony and The Johnsons; Con faldas y a lo loco; el licor de café; Friedrich; Retorno a Brideshead –libro y serie-; reír; tinto de verano; Mina; sentarme en la calle a observar a la gente; el yoga; el ruido del silencio; discutir con la tele operadora de mi compañía de móvil; los gulags –y todo lo concerniente a ellos-; el frío; 13 Rué del Percebe; México; el helado de chocolate en invierno; Mafalda; Dina Washington; pasear bajo la lluvia –preferiblemente sin paraguas-; Morenbaun; las series de HBO; las velas, los papeles olvidados; abrazar, abrazar y abrazar; las revistas de viajes; la arquitectura clásica; el olor de las papelerías; perderme en una ciudad desconocida; correr; ir al cine y no comer palomitas; Simply Red; los gorros de lana; el bizcocho de yogurt; Marques de Cáceres; Siete vidas; corregir mis escritos con rotulador rojo de punta fija; conducir por el placer de conducir; los anuncios de televisión; Josefina Aldecoa; los calcetines de rayas de colores; Billie Holliday.

¿Os animáis a definiros en 100 palabras? ¿habéis encontrado la trampa?


© Miguel Urda


PD: la foto corresponde al autor de este blog en busca de inspiración.

8 comentarios:

Shurakay dijo...

Yo creo que la he encontrado...hay mas de 100 palabras, concretamente 395 palabras... de todas formas, me gustan muchas de esas definiciones, sobre todo lo del starbuck, aunque nunca tome café allí.

Shurakay

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Buen ejercicio, Miguel y que vivan las trampas. No se si llegaré a recoger el guante que lanzas, pero sí te cuento que he descubierto que tenemos muchísimas más cosas en común de las que imaginaba.

Lo cierto es que me ha gustado mucho tu post de hoy.

Enhorabuena y buen camino.

Elysa dijo...

Mira, lo de las trampas pues yo que sé, pero que has tocado mi corazón eso sí, no en lo de madrugar que no me gusta nada, pero ellas...Dina Washington, Billie Holliday y esa compañía mítica: Motown, y la Gaite y... hay unas cuantas cosas de las que podriamos conversar por lo que leo.

Besitos

karlos dijo...

mira por donde pasear debajo de la lluvia eso lo hago yo .... jajajajajaja

Ximens dijo...

Desde luego es un ejercicio difícil. Se puede sacar una excelente visión del autor, aunque claro, al decir que hay trampa..., pues eso, que siempre queda la duda.

Elena dijo...

Cúantas cosas en común!!! Auster, Asterix y Obelix, Sandor Marai, Dinah Washington, las tiendas de los museoooooss!!!! y tantas cosas más. Cuando tenga que hacerte un regalo,no tendré problema... Me ha gustado muchísimo, dice tanto de tí sin verbos.

Nuria dijo...

La idea me ha encantado , yo lo voy a intentar , creo que es un buen ejercicio de autoconocimiento , me gusta que pongas Yoga , je,je

No he contado las palabras pero parecen muchas más de 100 .
la trampa , imposible definirte a ti solo con 100 palabritas .

Que tengas un buen caminar.
Nuria C.

L.P dijo...

Miguel, es un ejercicio muy sugestivo, no sé dónde puede radicar la trampa, si se puede mentir, o escribir más cosas.
Una cosa sí es segura, me ha encantado ferte retratado en ese trocito lleno de palabras.
Espero que tu camino esté siendo toda una experiencia.

Abrazos