Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


martes, 28 de abril de 2009

SE NECESITA...

UNA AYUDITA, por favor. Os comento. El texto que tenéis a continuación es el principio de una novela, tengo pensado el comienzo, el núcleo y el desarrollo, pero... ando algo encasquillado en ello y no puedo proseguir escribiendo. ¿Me echaríais una mano? ¿Qué os dice este párrafo? ¿Cómo lo continuaríais? ¿qué pensas de él? ... Todo ayuda o idea posible es bien recibida. MUCHAS GRACIAS



Se necesita…”
Ni siquiera tenía una idea “abstracta” sobre el trabajo en sí. El anuncio del periódico era muy escueto: “Se necesita chica joven, soñadora, inteligente. Bien remunerado” y un número de teléfono a continuación. Nada más leerlo motivada por los factores de la curiosidad y la necesidad de trabajo pensó en llamar. ¿Quién podía buscar a una chica joven, con sueños y que fuese inteligente? y además pagaban bien. Si hubiese sido algo de sexo, habrían pedido buen cuerpo. Pero aquí esa cualidad no era requerida por lo que comenzó a pensar en trabajos que pudiesen necesitar esos requisitos. Igual sería como una paradoja donde por un lado pensamos que es una cosa y después es algo, totalmente, diferente.
Dejó un momento los pensamientos sobre los trabajos que podían necesitar esas cualidades y volvió al teléfono. Marcó los nueve números despacio para no equivocarse. Tras dos breves sonidos que indicaban que estaba sonando el aparato al otro lado, alguien descolgó el teléfono.
- Diga – contesto una voz de un hombre de edad maduro.
- Buenas, llamo por el anuncio del periódico.
- Sí. ¿Qué edad tiene?
- 21 - respondió ella.
- Dígame el último libro que ha leído, por favor?
Ella respondió sin titubeo alguno.
Y ante la respuesta de la joven, la persona respondió al otro lado del teléfono con una afirmación sin pronunciar, como un “aja” para si mismo.
-¿Podría venir mañana para hacerle una prueba?
- Si. ¿A dónde debo ir?
- Tiene que venir a la siguiente dirección, ¿tiene donde apuntar?
- Sí -contestó ella. Y tomo notas en el mismo borde de la hoja del periódico donde estaba el anuncio.
- Gracias. La espero mañana y por favor traiga el libro que este leyendo en estos momentos. Colgando el teléfono sin dar tiempo a preguntar algo más referente al trabajo.
La información que le dieron apenas sirvió para tener una conclusión propia sobre qué tipo de trabajo podía ser. Fueron unas cinco o seis frases. Algo breve pero muy directo. Pagó el café y salió calle abajo con la cabeza en plena ebullición de pensamientos. Ahora su mente se debatía en una dicotomía. Tenía una cita para el día siguiente en un lugar que no sabía dónde era para un trabajo que tampoco sabía lo que era. Y una duda más añadida para una chica joven que quiere vivir en la vida.
Todo el día tuvo en la mente el anuncio del periódico. ¿Habrá llamado mucha gente? ¿Habrá muchas personas con esas cualidades?. Qué cosa más extraña que me preguntasen por el último libro leído. Deseó que fuese ya mañana. Tenía muchas ganas de salir de dudas. Hoy en día, en esta sociedad cada vez más difícil y compleja, que cada vez crea una individualidad más inherente, pero impersonal, todo es superfluo, más rápido, más light –incluso los hombres se dicen que ahora son "light”- y el consumismo premia al ser humano, hay alguien que reclama tener sueños. ¿Será para hacerlo realidad?

Miguel


viernes, 24 de abril de 2009

La soledad del...

Microrelato
Y con la experiencia que otorga la sabiduría de una vida, casi agotada, le dijo:
- La soledad del fin de semana puede llevarte a tomar decisiones en falso. Cuidado con precipitarte, deja reposar el sentimiento para que salga por sí mismo, cuando lo crea necesario.

Miguel

martes, 21 de abril de 2009

FECHA DE CADUCIDAD

Microrelato
Solamente unos amigos muy muy íntimos lo sabían. Tenía fecha de caducidad. Dadas las circunstancias de su vida, no quería ser un estorbo para nadie ni quería ir viendo como mermaban sus facultades y estar supeditado a los demás . Así que, cuando llegase el día, de un año en concreto, él… se iría de forma voluntaria, en silencio. Lo tenía todo calculado: lugar, forma…
Ayer caducó su vida, tal y como lo había pensado.


Miguel

domingo, 19 de abril de 2009

¿Fin de ciclo?

Para RAM, copartícipe en alguna de las hojas de mi libreta, Moleskine, negra



Buscando, a la que vez que trasteando un poco, unos papeles en el cuarto del ordenador me he encontrado una gruesa carpeta con unos folios escritos a mano por mí, y una serie de post it de colores con anotaciones referentes a una novela que tanto en mi vida personal como en la literaria ha tenido influencia notable, me refiero a “Nubosidad Variable” de Carmen Martín Gaite. La curiosidad en un principio me ha llevado a hojear todo lo anotado y ello me ha incitado a buscar directamente el libro, el cual –y ha sido una sorpresa doble, pues me he encontrado con un ejemplar que no recordaba tener-, al ojearlo, me ha abducido una vez mas metiéndome de lleno en la lectura –relectura- , ha sido de un tirón con la paradas necesarias para saborearlo y hacer alguna que otra anotación.
El libro narra el reencuentro de dos amigas de la infancia y adolescencia después de mucho tiempo de separación. Para mí ha sido como un salto de trampolín hacia el terreno de la amistad que últimamente anda algo resquebrajado, pero, como estoy en pleno proceso de transformación personal –ver entradas anteriores de este blog- intento ver las cosas de diferente forma. Creo que esta novela a la que he recurrido en muchas ocasiones -a veces pienso que ha sido ella la que ha venido a mí-, ¿con esta última lectura doy por comenzado? el final de un ciclo que ha estado compuesto por muchos factores negativos, dado que en estos momentos siento que algo diferente comienza a crecer en mi interior, los sentimientos quieren cobrar vida de nuevo, la ilusión se hace notar y… Pero creo que lo que siento lo refleja Sofía perfectamente en esta cita: “comprendí que hay que mirar las cosas desde fuera para que el desorden se convierta en orden y tenga un sentido.
Todo se entiende de otra manera. Quizás el hecho de recurrir de forma inconsciente a Sofía y Mariana me hace preguntarme ahora si he estado estancado en el pasado, y si los pensamientos los tenía tan atrofiados y desordenados que no me dejaban ver otra cosa, es como si estuviese dando vueltas en un circulo vacío y viciado.
De la relectura vuelvo a sacar nuevas conclusiones, nuevas anotaciones, nuevas formas de ver hechos de algunos de los personajes (míos también), pero la esencia de la historia y mi interés hacia ella continúa intacto: lo que conlleva la palabra amistad y la forma de encarar los problemas cada persona. La autora nos refleja de forma muy simple y directa problemas comunes a todos los seres humanos: el engaño por amor, la soledad del profesional incapaz de mostrarla delante del paciente, un matrimonio agotado y sin fuerzas para terminarlo… Las protagonistas presentan también una vida agrietada, desilusionada; dueñas de una impuesta comunicación personal con los suyos o el entorno que las rodea. Creo que la primera vez que leí el libro fue por el año noventa y seis, y ya me impactó la manera tan sutil de tratar los problemas de dos mujeres de edad madura así como la forma que lo desarrolla tan fantásticamente la autora, la correspondencia y ejercicios de redacción. Próximamente volcare aquí un resumen sobre la novela.
Me ha resultado llamativo que las dos ediciones que este libro que poseo son ediciones facsímiles, que con el tiempo tomaran un color añejo y tacto áspero. Ambos ejemplares son el primer volumen de una colección de narrativa hispánica de venta semanal y de los cuales solo compre el primer número. El primer ejemplar es de color rojo y el segundo de color azul el cual no me acordaba de tenerlo, al releer este ejemplar he subrayado cosas que también tenía resaltadas en el primero, lo constato ahora que, al momento de escribir estas líneas, he ido a por él en la estantería donde reposa. Me llama la atención ver cómo hay cosas que no cambian, y tanto en uno como en otro están subrayas o con observaciones al margen, y observar cómo notas pasadas han perdido el valor que tenía en su momento; así como las que ahora subrayo perderán su importancia dentro de un tiempo.

El ciclo de Nubosidad Variable se cierra, así como un ciclo en mi vida está tocando fin, pero no con un portazo definitivo, sino temporal, abierto, para recurrir a él cuando necesite alguna herramienta literaria. Como simbolismo de la amistad, queda aparcado, pues veo las cosas desde otra perspectiva.

Miguel

sábado, 18 de abril de 2009

PALABRAS DEL PROFESOR

Hay veces que a los amigos o conocidos le pido que me digan cinco palabras a partir de las cuales siempre construyo algo. Unas veces sale un cuento, otras una microrelato, otras nada y otras veces dan para mucho. Aquí va el germen, provocado por unas palabras que me le pedí a alguien especial, de una novela, pues creo que hay para mucho, y que posiblemente algún día tenga... continuación. Espero que... os guste.


PALABRAS DEL PROFESOR

Le provoco un malestar muy grande la falta de lealtad del profesor a la palabra que le había hecho prometer.

Desde el primer momento que le vio se sintió atraída por él y eso que se apuntó a las clases un poco a regañadientes, pues no veía con mucho interés que un curso sobre restauración de muebles fuese muy útil, aunque esa idea cayó a un segundo plano, por no decir al olvido, en el momento en que el profesor entró en el aula y comenzó a dar su primera clase, previa presentación suya. De aspecto joven, muy probable que estuviese en pleno ecuador de la treintena, con una forma de vestir juvenil: pantalones vaqueros y camisa de cuadros, muy pequeñitos blancos y celestes; zapatos negros algo usados pero cómodos; un hablar suave pero firme mostrando seguridad sobre lo que explicaba.

Cuando por circunstancias de la vida se encontró con una soledad impuesta y no preparada para ella intentaba ocupar su tiempo libre de diferentes formas. Por las mañanas las dedicaba a las tareas domésticas, que ahora habían quedado muy reducidas al morir su marido y marcharse a vivir fuera de casa sus dos hijos, y por la tarde iba a cursos diversos: los lunes, miércoles y viernes a taller de Teatro y los martes y jueves a “Taller de Restauración de muebles”. Supo de este curso a través de un compañero de taller de teatro pero no le provocó un entusiasmo desmesurado, aunque pudieron las ganas de estar ocupada más que el curso en si. Pero como dije en las primeras líneas de este relato, toda duda quedo despejada al ver el profesor. Sintió algo diferente, una sensación nueva como un hormigueo que comenzaba con un temblor en las piernas y se asentaba en el estomago en forma de mariposas aleteando. Fue la última en abandonar la clase ese día y todos los posteriores así como la primera en llegar. Su contacto con el profesor no fue muy directo, pero avanzó despacito como si hubieses planificado una táctica muy cuidada. Pero fue el día que él le dijo que era una alumna muy aventajada cuando se sintió morir, le temblaron las piernas, el cuerpo comenzó a sudar de forma desmedida, parecía sentirse centro de todas sus miradas… a partir de ese momento ella se mostró mas interesada, preguntaba cosas pueriles, incluso una vez le pareció que el profesor la miraba de reojo. Lo que la llevo a sonrojarse y pensar que se estaba enamorando del profesor.

Tenía cincuenta y dos años, una edad difícil. Difícil para todo. No era joven, no era mayor, ni tenía una vida con pasado propio sino dedicada al esposo y a los hijos. Pero no se aferró a la soledad que otorga cuatro paredes y la muerte precipitada del marido. Quizás las inquietudes que en su juventud tenía y que habían quedado postradas al olvido tras un embarazo no deseado, una boda apresurada y una partida hacia la ciudad con el fin de mejorar la vida, seguían vivas en algún hueco de su memoria y desoyendo a sus hijos determino no colocarse luto por el fallecimiento de su marido, no sentía la muerte de quién durante tanto tiempo compartió lecho, y le dio muchos sufrimientos. Decidió comenzar a vivir la vida, siguiendo las recomendaciones de su amiga Teresita, cuya amistad provenía de los primeros días que llegó a la ciudad, hace ya mucho tiempo, se apuntó a clases de teatro donde retomo la vida social, aunque de forma muy lenta y no sin ninguna que otra dificultad. Le venia muy hablar con gente, meterse en vidas ajenas, como ella decía “alquilaba sensaciones” por una tarde: reía, lloraba, sufría, saltaba… lo que al personaje de turno le tocase.

Pero el taller de teatro no era suficiente para ocupar su mucho tiempo libre.

Fue una tarde a la salida de las clases de teatro cuando coincidió con un compañero al andar en la misma dirección, le dijo si iban a tomar un café pues había quedado con su hijo y que ella conocía.

-¿Que yo conozco? –dijo con voz de asombro y duda a la vez

- Sí mujer, es Luis Alberto el profesor de restauración de muebles, del curso que te recomendé. Vamos a tomar un café. Anda mujer anímate.

Y comenzó a andar junto a él de forma automática pues por lado iba impulsada por las ganas de estar junto a un que hombre que le había hecho sentirse joven de nuevo y así como el hecho de verlo en lugar totalmente diferente al taller donde se impartía el curso.

Continuará

jueves, 16 de abril de 2009

PARTES DE UN INDIVIDUO


Hay acontecimientos de muy diversa índole en una vida que nos obligan a detenernos en seco y hacernos preguntas, nos lleva a recapitular sobre el momento en que nos encontramos y donde nos dirigimos. . Tras mucho pensar, lo que surge de esos momentos son dudas, dudas que transformadas en interrogantes, miles, cientos de preguntas enlazan o repercuten en un tiempo u otro y que unas tienen respuesta y otras momentaneamente no tienen. Las he agrupado en tres partes: pasado, presente y futuro que son los tiempos que acompañan a una persona a lo largo de su vida. Aquí van algunas preguntas que forman parte de mí -que yo me he realizado- y que posiblemente sea aplicable a cualquier persona pues tienen como nexo común el conocimiento propio para poder avanzar en un desarrollo personal.

Pasado
¿Qué es el pasado de una persona?, ¿qué elementos lo componen?, ¿lo fabricamos o modificamos a nuestro antojo?, ¿cómo nos afecta en la vida actual el pasado?, ¿caminamos sin mirar atrás?, ¿nos permite el pasado avanzar con total libertad?, ¿tienen la misma importancia elementos pasados remotos o elementos pasados recientes?, ¿cuántas cosas dejas en el pasado sin haberlas podido disfrutar?, ¿cuántos amigos, amores o familiares se bajan en el ayer?


Presente
¿Qué es el presente?, ¿cómo lo sentimos?, ¿nos damos cuenta de lo que estamos haciendo?, ¿valoramos el momento?, ¿estamos disfrutando con él?, ¿vivimos un presente pleno con secuelas del pasado?, ¿vivimos en un presente orientado al futuro? Cuántas dudas plantea el presente, ¿verdad?


Futuro
¿A dónde nos llevara el futuro? ¿Lo dirigimos nosotros? ¿Tendremos el futuro que soñamos? ¿Construiremos un futuro sobrepóniendonos a los miedos del pasado? ¿Tenemos miedo del futuro? ¿Qué significa futuro?¿ El saberlo nos provoca una duda aun mayor?


Una vez que tenemos las preguntas lo complicado es encontrar una respuesta a ellas. A veces resulta difícil contestarlas con sinceridad propia, pero es necesaria hacerla, aunque duela. No es fácil avanzar para tener un camino de rosas. Antes de tenerlo hay que sembrarlas, antes de sembrarlas hay que cultivarlas y antes de cultivarlas hay que dejar el terreno en reposo o barbecho, pues con la mente pasa igual hay que limpiarla, despejarla, colocar bien las dudas planteadas para que lo venidero no tenga muchos tropiezos en el camino.

Seguro que cada individuo tiene su vida llena de preguntas para los tres tiempos ¿Qué opináis? ¿Tenéis alguna opinión o teoría diferente a las cuestiones que nos hacen avanzar en la vida? Espero vuestros comentarios.
Miguel

lunes, 13 de abril de 2009

Don dinero

Para M. D. -quién me enseño tres cosas muy importantes en la vida- (Suerte en el proyecto que comienzas)


Microrelato

Le causó una grata sorpresa que el director general le invitase a su fiesta de cumpleaños.
El mismo le recibió en la puerta de su enorme casa y le fue presentando a los invitados, uno a uno.
- Aquí le presento a Don fulanito de tal. Aquí le presento a la señora de tal....


Le extrañó que todos tuviesen el mismo nombre: Don Dinero.

Ahora entendía porqué era tan pobre.


Miguel

martes, 7 de abril de 2009

Saltando por las habitaciones

Pensar es ir saltando de una habitación a otra sin ilación aparente, estancias del presente y del pasado, algunas aún accesibles, otras cerrradas para siempre o derruidas, nuestras o no, tan pronto morada estable como refugio eventual del que solamente quedó un olor o una sombra movediza proyectada en el techo.
Los recuerdos están repartidos por habitaciones que el pensamiento visita cuando se le antoja, a un ritmo imprevisible, ajeno a nuestras riendas. Pensar es ir saltando de una en otra. Cada habitación lleva cuatro o cinco dentro, como las cajitas chinas, con la diferencia de que de una vez para otra alguien a tus espaldas las revuelve y transfigura. Solo sabes que la de fuera es esa cuyas paredes estás viendo y tocando cuando la cabeza se dispara u empieza a divagar.

Nubosidad Variable

Carmen Martín Gaite

domingo, 5 de abril de 2009

... Jamás volvere a ser el mismo.


Con todo, jamás volveré a ser el mismo. A partir de mañana seré una persona distinta. Pero nadie de los que me rodean se darán cuenta de que he vuelto transformado en otro. Porque exteriormente nada habrá cambiado. No obstante, algo dentro de mí ha quedado reducido a cenizas, ha desaparecido. Ha corrido la sangre. Dentro de mí, alguien, algo se irá. Con la mirada baja, sin una palabra. La puerta se abrirá, la puerta se cerrará. La luz se apagará. Para mí, tal como soy ahora, hoy es mi ultimo día. Este es mi ultimo atardecer. Cuando amanezca, yo, tal como soy ahora, ya no estaré aquí. Una persona distinta habrá ocupado mi cuerpo.


SPUTNIK, MI AMOR
Haruki Murakami

sábado, 4 de abril de 2009

Bolonia 2ª Parte - El dia invitaba a... -


Aquí va la segunda crónica de mi día en Bolonia. Hacia un tiempo tan bueno que invitaba al baño.

Para mi, Bolonia, es parte del Paraíso.


Primero van las deportivas

Después los calcetines

El pantalón ... bien dobladito

Demasiada calor para tener la camiseta puesta

Los slips también... estorban en el cuerpo

Mis pertenencias, desde la orilla.

Un día, verdaderamente, perfecto



Por supuesto que hubo baño, el primero de la temporada, pero solo quedó inmortalizado en mi forma de disfrutarlo.

jueves, 2 de abril de 2009

La experiencia...

La experiencia nos dice que podemos perder personas en el camino, pero nunca la huella que dejaron en nuestra vida.

miércoles, 1 de abril de 2009

Oscuridad grisácea

La oscuridad empieza a tornarse de color gris. La ilusión parece que ha comenzado a subir la escalera para llamar a la puerta de mi vida. El caos requiere tiempo para conseguir un orden. El dolor de abrir las entrañas ha provocado que comience a surcar el sendero que me conduce a una libertad muy reflexionada, de la cual yo seré el único conductor.
La oscuridad tiene un color gris, ha dejado atrás el negro del abismo.