Los Papeles Olvidados es un espacio que recoge los excedentes de producción creativa de mi imaginación y que muestro como proceso final en relato, comentarios o recomendaciones. Es una forma de reflejar mi vida y mis pasiones: la literatura y la escritura, y que decido compartir con usted, contigo, con vosotros respetables y apreciables lectores. Blog abierto a la opinión, a la sugerencia, a la critica, a la creatividad.


lunes, 29 de junio de 2009

En Terapia


Me enganché a la serie de televisión “Siete Vidas” y dije que nunca más –aunque la verdad, fue la única que me hizo sonreír en un verano muy.., malo-. Mi amigo Manolo, que tiene un video club casero impresionante, a traición, me hizo cómplice de “Queers as Folk”. Por un desafío le hice molde al sofá para ver “Lost”Perdidos- y el pasado jueves, en la comida, me dejó caer así, como quien no quiere la cosa, tres Dvd con el título “En Terapia” con 43 capítulos en total. Me lo dejó bien claro: ¡Si te enganchas a ella es porque tú quieres, no porque yo te haya obligado!. Para ciertas cosas soy débil y.., sí –lo confieso- estoy colgado al televisor-dvd para disfrutar de “En Terapia”.

Cuando escribo estas líneas llevo visto más o menos la mitad de los capítulos. En un principio comencé a verla doblada al español, pero viendo la notoriedad de los hechos, de la situación, y como me iba atrapando, decidí volver a retomarla desde un principio en versión original, y gana mucho. Es una serie cuyo principal eje es el psicólogo Paul Weston, protagonizado por el actor Gabriel Byrne, y los pacientes que de lunes a jueves le visitan, dejando el viernes para una sesión diferente, el mismo Paul acude a “Terapia”.

La acción se desarrolla en la casa del psicólogo lo cual intenta mostrar una especie de “comodidad” al paciente al enseñarnos el propio terapeuta un escenario donde se desarrolla parte de su vida diaria: fotos, libros, maquetas de barcos, etc e intentando de forma subliminal que el interlocutor note un acercamiento hacia él.

Esta serie sin efectos especiales y sin grandes costes de producción podría estar traspasada del teatro a la televisión: Dos escenarios – la consulta de Paul y la consulta de Gina- con dos personajes por sesión. La calidad, muchas veces, no va en consonancia con el dinero.

En cada capítulo nos encontramos a un personaje (no informo nada de los pacientes para que lo descubráis por vosotros mismos) que intenta desahogar su interior: miedos, dudas, amores, culpa… en una persona ajena a su vida diaria. Son de diferente índole pero comunes a cualquiera de nosotros. Esta serie es de origen israelí y pero que la cadena norteamericana HBO, sinónimo de calidad en la televisión, la traspasó al mundo occidental. Es amena, veinticinco minutos cada capítulo, con unos diálogos muy bien trabajados, con silencios necesarios u obligados que marcan la pauta entre paciente-terapeuta. Resulta chocante a la vez que atractivo la inexpresividad de la cara de Paul, atenta solamente a la cara de su interlocutor cuando esté le habla.

En el quinto día de la semana vemos que un psicólogo es una persona de carne y hueso, con una personalidad vulnerable, con sentimientos, con opinión propia del paciente ajena a la terapia, al problema en si y a veces le cuesta definir los límites entre lo profesional y lo personal, necesitando vaciar sus miedos y sus dudas, se confiesa ante la supervisora y ex analista Gina, interpretada por la genial Diane Wiest: Este nos muestra que en la consulta se bloquea, se pone nervioso, tiene miedo a que llegue la hora de su próxima sesión, etc, todo bajo un caparazón de dureza e inexpresividad: ¿es una máscara ante el paciente?

Hice trampa, lo confieso. Intentando satisfacer mi curiosidad por algún personaje me adelanté varios capítulos. No lo aconsejo pues es importante seguir el orden cronológico y, sobre todo, recomiendo verla en versión original ya que gana considerablemente a la versión doblada.

Como observación final, puedo decir que la serie “En Terapia” es una panacea para el alma, guste o no el tema de la psicología, se trata de unos capítulos de corta duración pero mucha intensidad emotiva.

Ya me contareis.


Miguel

miércoles, 24 de junio de 2009

¿Qué es escribir?

¿Qué se dio primero escribir o leer? Por simple lógica, diríamos que escribir y que después vendría escribir con sentido coherente las primeras palabras, los primeros versos, los primeros textos en prosa… pero creo que la palabra escrita nació como necesidad de plasmar los pensamientos que por la cabeza pasaban, con el fin de perpetuarlos y la inexcusable ganas de compartirlos con los demás.

Hay veces que, sin saber escribir y leer, uno ama la literatura –como muestra me remito a la reciente oscarizada y genial película “The reader”- y va forjando una serie de inquietudes, de curiosidad que poco a poco van formando a la persona en este ámbito. No todo el mundo tiene iguales facilidades para llegar a la palabra escrita. En la cultura de los países desarrollados o del primer mundo, entramos bien pronto en contacto con ella. Son muchos los factores que hacen que te guste más o menos: ambiente cultural en el hogar familiar, labor pedagógica de los profesores, inquietudes personales… Para mí, la literatura ha sido siempre un bálsamo a mi soledad, que por diversas razones siempre ha estado presente en mi vida.
.
Fui iniciándome en los libros por curiosidad y de forma progresiva aumentando en calidad y variedad. Primero fueron los cómics, después libros de adolescentes,(Enyd Blyton, Julio Verne…), la apertura de una biblioteca en mi ciudad me abrió nuevos caminos en este terreno: Agatha Cristhie, Alberto Vázquez Figueroa, Robin Cook…, literatura que hoy en día la veo simple, quizás de entretenimiento pero gracias a ella he recorrido camino hasta llegar a donde estoy hoy –hablando siempre en términos literarios-. He aprendido a disfrutar de prosa de calidad con García Márquez, con Martín Gaite, con José Luis Sampedro, con Sandor Marai,….soy fiel amante de la narrativa –sobre todo de la española-

Había veces - y las sigue habiendo y haciendo - que me gustaba un párrafo, una frase o me decía algo especial y las subrayaba; palabras cuyo significado lo desconocía y los anotaba al margen…. Mi iniciación a la escritura puede tener una doble vertiente, por un lado alguna que otra vez he comenzado escribir un diario, pero creo que era mas bien motivado por el hecho de estrenar un cuaderno nuevo con todo lo que ello conlleva, -cuidada caligrafía, hojas suaves, olor a nuevo… - que el propio diario en si, así como la atracción por las libretas y todo lo relacionado con el mundo de la papeleria.
.
Siempre he sido y soy muy creativo: de una palabra, un hecho, una imagen… creo una historia; a veces es más densa; otras, menos, pero siempre anoto la idea en mi cuaderno, en mi Moleskine negra, para... ¿quién sabe si algún día la utilizare?. Escribo sobre todo para mí, en un principio no entra en mi meta ganar el premio Nobel o presentarme a alguien premio, escribo como forma de expresión de mis sentimientos; pues no sé expresarlos de otra forma.A veces voy hilvanando una palabra con otra, estas van perfectas con una frase, una frase tiene pleno desarrollo o cabida en un párrafo y así va creciendo la cadena de la creatividad.

En otra entrada comentaré mi forma de escribir.

Miguel

domingo, 21 de junio de 2009

Sólo con el tiempo...

De nuevo "la calor" y el no poder conciliar el sueño me llevaron a Internet. Mirando, curioseando... encontré este texto, desconozco el autor -perdón por el atrevimiento de volcarlo aquí- pero me apetece compartirlo. Espero que os guste.

Miguel

Después de un tiempo uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender….

- Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes… y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
.
- Después de un tiempo uno aprende que si es demasiado hasta el calor del sol quema, así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende y con cada día uno aprende.

- Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

- Con el tiempo comprendes que solo quién es capaz de amarte con tus defectos sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

- Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, inmediatamente acabaras no deseando volver a verla.

- Con el tiempo entenderás que los verdaderos amigos son contados y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se vera rodeado de amistades falsas.
.
- Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste durante toda la vida.

- Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de grandes almas.

- Con el tiempo comprenderás que si has herido a un amigo duramente muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

- Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

- Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

- Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.
.
- Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro sino el momento que estabas viviendo, justo este instante.

- Con el tiempo veras que aunque seas feliz con los que están a tu lado añoraras terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

- Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo ante una tumba, ya no tiene sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo… se aprende.

jueves, 18 de junio de 2009

María

Le gritó desde el comedor con voz furiosa:
- ¡María, ven!

Ella, en ese momento al oír el grito de su marido, dejó lo que hacía en la cocina y acudió apresurada.
- ¿Qué quieres? –le dijo ella.
- ¡Dame un besico! -le dijo él en tono cariñoso e inocente.
- ¡Pero qué tonto eres! – le dijo ella mientras le daba un beso en la mejilla.

...

A pesar de que llevaban casados casi cincuenta años, ella no terminaba de acostumbrarse a las bromas cariñosas de su marido
.




Miguel

domingo, 14 de junio de 2009

En la lejanía

Por fin había llegado el momento. Le prometió esperarlo y todo este tiempo había estado muy segura de sus sentimientos. En la lejanía distinguió su figura.
Cuando llegó ante ella y se abrazaron sintió que se encontraba ante un desconocido.

Miguel

domingo, 7 de junio de 2009

Algo ajeno

-
En una madrugada de sofocante calor e insomnio, del pasado verano, navegando por internet, me encontré este texto. No es mio, ni se quién es el autor, pero me gusto, me gusto mucho y lo atrape –perdón por el atrevimiento- y cómo mejor puede disfrutarse de el es compartiendolo. Aquí lo tenéis. Espero que sepáis apreciarlo.
Miguel
.
Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado… aceptaras incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitaras perdonarlas. Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma… descubrirás que lleva años construir confianza y a penas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida. Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, que no importa lo que tienes, si no a quien tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir. Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que mas te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, por que nunca estaremos seguros de cuando será la última vez que las veamos. Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencias sobre lo que hacemos nosotros. Comenzaras a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar. Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto... Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges y si no lo sabes cualquier lugar sirve. Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias... Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica. Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayude a levantarte... Madurar tiene mas que ver con lo que has aprendido de las experiencias que con los años vividos. Aprenderás que hay más de tus amigos en ti de lo que supones. Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes y seria una tragedia si la creyese porque le estarías quitando la esperanza. Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel. Descubrirás que solo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben como demostrarlo. No siempre es suficiente ser perdonando por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado. Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores. Entonces y solo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar, que seas fuerte y que puedas ir mucho más lejos de lo que cuando creías que no podías más.
.
.

viernes, 5 de junio de 2009

Autorretrato -I-

DNI dice que nací un domingo de enero del año 1967, nunca me han gustado los domingos y de hecho creo que algún rasgo de mi personalidad es anómalo por haber nacido en semejante día.
El autorretrato
de una persona, desde mi punto de vista, comprende dos partes: el físico, que es lo que se ve, la opinión que entra a primera vista y el psicológico que a veces también entra en una primera impresión pero cuesta más adentrarse en él.
Sobre mí físico diré que soy alto, mido 1,85 cm. aproximadamente y de complexión delgada, pero el paso del tiempo está dando un grosor a mi cuerpo que está pidiendo a gritos una inscripción en el gimnasio más cercano. El pelo comenzó muy pronto a deshabitar mi cabeza, y creo que a los dieciocho años ya había signos evidentes de ello. Nunca me ha acomplejado su pérdida, solamente le veo cosas positivas: el tiempo que ahorro en ducharme y el gasto en champú que no existe. Llevo gafas, y la barba sin afeitar de unos cuantos días no me incomoda. Como único adorno en mi cuerpo llevo una simple pulsera de cuero en mi muñeca derecha. Mi forma de vestir es muy cómoda y práctica, unos pantalones Levis y unas zapatillas de deporte Adidas no faltan de mi armario desde que gané mi primer sueldo, cualquier ropa ajena a estas puede ser de la marca que sea, pero siempre en mi armario tienen un hueco fijo mis Levis y Adidas.
De la personalidad, pues imagino que, como todo el mundo se podría, llenar muchos folios hablando de uno mismo, pero tampoco es el caso de aburrir al lector. Siempre he sido una persona de pocos amigos, pero no es que no los quisiese, siempre he preferido calidad a cantidad. No me considero una persona hedonista pero si que intento disfrutar de los placeres sencillos o simples que la vida nos ofrece: un paseo por la playa, un amanecer –me gusta madrugar- , escuchar la lluvia mientras leo –aunque por el Sur llueva poco, por eso se aprecia m
ás cuando llueve-, un café de pucherete con los amigos, la música -¿qué es la vida sin música?-...
El hecho de no tener hermanos provocó que mi soledad la ocupase con la lectura, primero comics, después relatos de adolescentes,… hasta llegar al día de hoy donde intento compaginar buena literatura, con literatura del momento o literatura fast-food.
He trabajado de cara al público durante mucho tiempo y este me ha dado mucha psicología, que a veces aplico en mi vida diaria. Y hoy en día mi vida laboral ha tomado un camino inesperado pero agradable y a la vez enriquecedor.
Entre mis inquietudes personales tengo el disfrutar de la vida, cada momento, hacer el presente el instante más feliz y saborearlo. Procuro que el pasado no tenga mucho peso en la actualidad, pero hay veces que la memoria te juega una mala pasada y… zas. Viajar esta entre mis preferencias, ya sean viajes de larga o corta distancia, donde intento aprender del viaje, de la gente, de los lugares, de los olores, de los colores, los sonidos.
¿Hay algo más bonito que aprender de culturas diferentes?
Miguel

martes, 2 de junio de 2009

Era...

Era como si oyera que mi destino me llamaba, pero cada vez que trataba de escucharlo, descubría que hablaba en un idioma que no entendía.

El Palacio de la Luna
Paul Auster